13 noviembre, 2008

In Memoriam



El Secretario General de IR, Jorge Leboreiro Amaro, falleció repentinamente ayer, 12 de noviembre, de un infarto de miocardio. Jorge Leboreiro, de 49 años, era profesor de enseñanza secundaria en un instituto de Madrid. Había ingresado en Izquierda Republicana en 1998, y fue elegido Secretario General de IR en el XVIII Congreso Federal del partido celebrado en octubre de 2007. Descanse en paz.

11 comentarios:

vilamallen dijo...


Sic transit gloria mundi

Descanse en paz.

Anónimo dijo...

ad mayorem gloria dei

Aviraneta dijo...

Vaya, sorpresa total y luctuosa

Terra sit levis

jacobino cr3 dijo...

Salimos de IR hace unos años un grupo de compañeros,asqueados y quemados por el boicot constante del anterior secretario general, su ineptitud y total falta de honradez es conocida por casi todo el mundo...con la muerte de Leboreiro se nos cierra quizas definitivamente la puerta de nuestro frustrado y glorioso partido...Hasta nunca amigo Leboreiro. Viva la Republica.

van halen dijo...

Para mi y para el bien general del movimiento republicano, se podrian haber muerto, en lugar del pobre Leboreiro, los falsos democratas y por tanto los falsos republicanos que quizas hayan colaborado en su prematuro fin. Hasta siempre Jorge. Ojala: reventeis pseudo republicanos, izquierdosos de pacotilla y monarquicos de hechos y de corazon.

aida dijo...

Resulta impactante tu despedida..
asi, tan inesperada.. tan injusta.. tan inmoral..
como tú decías..
y también resulta emotivo el gran despliegue que has causado en todo nuestro instituto.. cómo caras de adolescentes alegres desde que empezó el curso, llegaron aquel 13 de noviembre de negro y con miradas inexpresivas.. ansiosos del buscarle explicacións a todo esto..
ansiosos de hallar la respuesta que nos haga entender por qué te fuiste.. por qué diste tu última clase y tras ella te marchaste dejando un monton de vidas rotas de dolor.. tu mujer, tu hija, tu familia, tus compañeros de trabajo, tus alumnos..
no puedes imaginarte el gran vacío que sentimos al día siguiente de aquel memorable 12 de noviembre..
muchos iban a ausentarse con motivo de la huelga.. pero tras la gran desgracia, decidieron acudir al centro..
aquel centro que se caracterizaba por alegria y luz.. ese dia, oscuro y apagado..
lleno de carteles que informaban la tragica noticia, lleno de lazos negros, y de poesías a cerca de ti.. de tu persona.. de lo que fuiste..
este periodo fue corto.. a algunos solo les dio tiempo de conocerte en un mes y medio, otros te conocen desde hace años..y otros desde toda una vida..
pero, lo que esta claro es que siempre estarás presente.. sea cual fuere el tiempo que estuvimos contigo..
en las clases de filosofía cuestionabamos aspectos de la vida, de la religión, de las personas..
aún nadie nos ha demostrado nada de esto.. pero, conservamos el mito.. "aquel mito que no se podía cuestionar, porque si no estabamos cuestionando nuestra propia realidad".. ¿recuerdas?
pues bien, pensando de la mejor manera que podemos..queremos que estés, donde estes,estes.. tal y como te mereces

.. porque descanses en paz, y porque vayas donde vayas dejes la misma huella que dejaste aqui, en la tierra
mientras, nosotros no te olvidaremos.. ni tu familia, amigos, compañeros, alumnos..

siempre te recordaremos, Jorge
gracias por haber sido y por regalarnos algun que otro minuto a tu lado..

tus alumnos de 1ºC, demas clases, y compañeros del IES FORTUNI.

Garcés dijo...

Pues me he quedado helado. Tengo algunos recuerdos de Jorge Leboreiro. Uno, su aportación al pensamiento republicano. Aquello de que "España no existe". Sí, como lo escribo. Otro, cómo se quedó solo en el CPF que votó la salida de IR de Izquierda Unida. Sí, no era un hombre de pensamiento liberal. Pero curiosamente, ha sido él quien en los últimos tiempos hizo el intento más audaz por librar a Izquierda Republicana de la impronta Isabelina. Se lo hizo pasar muy mal al pope del republicanismo español, y este en correspondencia le devolvió el estacazo. La imagen es aquella del cuadro de Goya donde dos hombres medio enterrados se matan a golpes. En fin, QEPD.

Commander Code dijo...

Mi más sentida condolencia. No queda nada. Hace mucho que no queda nada. Nada del partido que fundara D. Manuel Azaña. Partido de hombres de pensamiento y acción. Partido esparcido en el exilio y aplastado en el interior en la feroz etapa de depuración que siguió al fin de la Guerra Civil. No pudo encontrar su sitio en el apaño democrático que se levantó a la muerte del caudillo. Llegue tarde al partido republicano IR, pero a tiempo de conocer a Leboreiro. Cuando el partido se negó a ser un auténtico partido liberal y republicano algunos lo abandonamos. Nada de aquello tenía arreglo. Todo estaba aquejado del mismo mal que afecta al sistema "democrático" español, a saber: la ocupación de las oligarquías y aparatos de la actividad política. Lo vejo tiene que morir para dar paso a lo nuevo, y a buen seguro que todo lo que rodea a la peor IR, Isabelo and Company, se ha resistido. Aunque muy lejos de sus planteamientos, vaya mi admiración por el valor y coraje de Leboreiro. A buen seguro que no era desconocedor de lo baldío del esfuerzo. Aún así lo intentó. Mi reconocimento.

S&R

germanico dijo...

La pobre IR, sin Leboreiro, perdera hasta las siglas, esperemos que dichas siglas retornen a autenticos y verdaderos republicanos.( abstenerse isabelinos y demas ralea) salud y republica.

uno del club dijo...

Confirmado: Leboreiro murio en los juzgados de plaza de Castilla, de resultas de un infarto cardiaco mientras compadecia ante la justicia, habia sido denunciado (falsamente claro) por el cura de Toledo y sus complices. sin comentarios....

Miguel Bouza dijo...

Jorge, Xurxo, paisano. en mi recuerdo te llevaré, no tanto por lo que de filosofía pudieras enseñarme, sino por invitarme a practicar el bello arte del discernimiento, del pensar; así como por tu amor, defensa y lucha por un concepto crucial en el ser humano como es la Libertad.

De quien fuera alumno tuyo en el I.E.S. (por aquel entonces I.N.B.) Emilio Castelar.

¡Goza de tu merecido descanso, admirado profesor y camarada!