01 mayo, 2008

Dos de Mayo, una fecha entre dos siglos

"La patria está en peligro. Madrid perece víctima de la perfidia francesa. Españoles, acudid a salvarla. 2 de Mayo de 1808. El alcalde de Móstoles"


¡VIVA LA REPÚBLICA! (CR3)


La patria está en peligro. España perece víctima de la perfidia real y partitocrática. Españoles acudid a salvarla. 2 de Mayo de 2008. El CR3.


11 comentarios:

Ricardo dijo...

tremendo fracaso del primero de mayo; que ha sido peor que el año pasado. Así querran festejarlo los sindicatos españoles: No saben quien fué Sacco y Vancceti; ¿Cómo lucharán por España? ¡Si son herederos de las estructuras del franquismo!.

Los de la CGT han cambiado de itinerario, y han delegado en uno llamado Co.bas; que a saber de dónde viene: pero no creo que sea solidario ni con los emigrantes.

Yo planteo, al estilo del sindicato Solidaridad Obrera: No a las burocracias politicas ni sindicales y sí a la Solidaridad.

germanico dijo...

Mal negocio para el pueblo español: la guerra de la independencia, bueno para el borbon de turno Fernando VII, Napoleon escuchando a los tres borbones Carlos IV, Fernando el deseado y su augusta y casta madre: Maria Luisa de Parma, puta mas que puta, le increpaba el narizotas, se dice que llegaron a las manos despues de los insultos, una vez mas la monarquia española estuvo a la altura de las circunstancias, pobre pueblo español, pobres patriotas afrancesados, ilustrados, y demas gente aprovechable, por cierto el 3 de mayo es fusilada en Madrid solo gente humilde, ni un solo noble salio a defender a su patria aquella fecha tragica,unos miles de madrileños pocos, menos de los que se piensan se enfrentaron a los soldados franceses, ¿España lo merece?¿ pero valio la pena?....

Ricardo dijo...

Según la exposición de Perez Reverte, en el Canal de Isabel II, sólo cinco míl fueron los españoles los que se atrevieron contra los franceses, cuando Madrid tenía ciento setenta míl habitantes. ¿Por qué tan pocos?. Detalle curioso del clima de la Meseta Ibérica, que hace un ruido en cierta calle de la Capital, para que se escuche en toda la Ciudad, y no miento cuando los autores del siglo XVII lo dícen. Lo que ocurrió que los motivos reales no se escucharon en todo Madrid; habría revueltas, pero, ¿por qué todos los madrileños no harían caso levantandose como Fuenteovejuna "Todos a una"?. Creo que no siempre los canales de información funcionan como es debido; entonces no es la pasividad española la que tercia, es eso; faltaba información, o bien era el miedo lo que impedía a los españoles actuar, como en la novela del siglo XVII.

Es curioso que, en las últimas elecciones generales, habiendo motivo de revuelta a causa de la falta de Democracia, los españoles estubieramos divididos y con miedo a tratar. ¿Serían los españoles tan antifranceses, más que antiingleses?.

Ricardo dijo...

Ha aprobado ampliar la zona mixta prevista en la Ley del Vascuence a varios pueblos de la Comarca de Pamplona donde el vascuence no es lengua de uso de NINGUN vecino. Esta realidad sociolingüística no ha cambiado, pero se dicta la nueva norma para adaptarse a un cambio imaginario. Todo un monumento a la arbitrariedad, porque concede derechos lingüísticos a quienes no los tienen y carga a la Administración con obligaciones que no debe. Esa mayoría traiciona así la letra y el espíritu de aquella Ley foral, así como de la Carta Europea de Lenguas Regionales y Minoritarias. Los nacionalistas han alcanzado por fin una vieja e injusta pretensión en su tarea de "construir" Euskalherría. Pero, si aún les quedara algo de sentido común, el Partido Socialista e Izquierda Unida deberían rectificar su postura antes del Pleno.

Ricardo dijo...

http://es.youtube.com/watch?v=6VoLGe6DPuU&feature=related

la defensa del mutualismo, el caracter comunalista de los españoles...Todo eso hay que rescatar

jacobino cr3 dijo...

Sobre el caso Coslada: un amigo y compañero, me comenta: que estuvo en contacto con un grupo de republicanos de dicha localidad hace unos meses y que el sr.super madero y sus secuaces tenian a la gente acojonada, palizas,provocaciones,insultos y estorsiones eran la tonica general desde hace años, ellos denunciaron estos hechos y consiguieron tener mas problemas todavia... ¿quien vigila a los vigilantes? Que bonita la democracia monarquica, estamos mejor que queremos, Salud y Republica.

uno del club dijo...

Comentado por un guardia civil retirado amiguete,: hay muchas Cosladas... en cuanto los agentes picoletos y maderos en general,al pasar varios años en un pueblo determinado,se convierten en los sherifs malos y corruptos de las peliculas del oeste, con la diferencia que no hay nadie con mostachos suficientes para pararlos, si ademas tienen el visto bueno de los politicastros de turno, como el caso Coslada, entonces no hay quien les pare.

Ricardo dijo...

En el debate de ayer con Muela, se hicieron ver la gente de UPyD con lo cual se notó el nivel alto de la discursión; Ahora sólo falta que éstos nos escuchen a los del Club.

mekgoenpolikarpo dijo...

"Pocas veces en mis décadas de leer El Diario Vasco he encontrado tan contundente y acertada unanimidad en destacar un hecho: la responsabilidad de una alta autoridad política en un asesinato.

Con seguridad Joseba Arregi, Pello Salaburu, Andoni Unzalu, Alberto Surio, Manuel Montero y Antonio Papell no se han puesto previamente de acuerdo, pero todos ellos coinciden: Ibarretxe responsable. Todos estos articulistas coinciden en el DV de hoy, 15 de mayo de 2008, en resaltar la grave e incontestable responsabilidad política (¿y algo más tal vez?) de Juan José Ibarretxe, presidente de la CAV, en el asesinato de Juan Manuel Piñuel.

Cierto que Ibarretxe les da la razón, pues en sus declaraciones a raiz del atentado el lenda supedita el cese del crimen a la consecución de los fines de PNV y ETA, que son los mismos. Esto es: o haces lo que PNV-ETA quieren o te matamos. Y si lo haces no te matamos, claro.

Alguno de los articulistas arriba citados dice que si Ibarretxe tuviera la más mínima decencia no acudiría a la Moncloa el próximo día 20 y sí, en cambio, haría una declaración institucional de rectificación de su política. Pero esto es mucho pedir, pues es notorio que la indecencia es algo consustancial en Juanjo.

Recordemos que Juanjo Ibarretxe surgió del hedor del pacto PNV-EA-ETA de agosto de 1998 (el pacto para la eliminación de los vascos desafectos al régimen totalitario sabiniano). Recordemos que Ibarretxe fue y es lehendakari gracias al apoyo de ETA (vía su satélite etasuno en el parlamento de Vitoria). Que por obra y gracia del PNV de Ibarretxe el jefe de la banda terrorista estuvo en la comisión de derechos humanos del parlamento... y que Ibarretxe cuenta con el apoyo de los etasunos para instaurar su inconstitucional y antidemocrático plan-pata-plan.

Pues eso, que gracias a Arregi, Salaburu, Unzalu, Surio, Montero y Papell por sus acertados y valientes artículos de hoy en el DV (la camarilla de profes-asesores del lenda no saben/no contestan)."

Un saludo republicano.

durruti dijo...

EL REY, SIN CARETA

Un certificado de calidad



No es la primera vez que el rey muestra su sintonía con Zapatero. Pero nunca había ido tan lejos como su reciente conversación con una periodista de El Mundo: "Sí. Es un hombre muy honesto. Muy recto. Que no divaga. O sea, la gente cree que hace cosas así... como divagando –levanta entonces la mano y la mueve de un lado a otro–, pero no hay nada de eso. Él sabe muy bien hacia qué dirección va y por qué y para qué hace las cosas. Tiene profundas convicciones. Es un ser humano íntegro".

El rey califica de “hombre muy honesto” a quien durante el 11 de marzo de 2004 informó a diversos medios de comunicación de que había terroristas suicidas en los trenes. El terror a que se conozca la verdad del 11-M es, sin duda, una de las razones del caluroso elogio.

El rey considera “recto” al impulsor del Estatuto catalán, que ha edificado una nación contra España, para expoliar a ésta indecentemente, y conduce a la cronificación de todo tipo de conflictos territoriales, como demuestra la actual polémica sobre financiación o el trasvase del agua del Ebro para Cataluña

El rey considera un “ser humano íntegro” al timonel de una colaboración con el terrorismo etarra que ha contribuido a su reforzamiento y a la legitimación de su causa; hasta el punto que Ibarreche calca ahora las ofertas del Gobierno a la ETA. Valora, asimismo, la honestidad del hombre que ha engañado reiteradamente a los españoles acerca de la continuación de las negociaciones con ETA aún después de reiterados asesinatos, denominados “accidentes” o “encuentros fortuitos”. Y además, el rey, símbolo de la unidad y de la permanencia de España, nos asegura que Zapatero, con todo esto, sabe bien lo que hace.

Durante años, las víctimas del terrorismo organizaron múltiples concentraciones para exigir que no se negociase con el terror separatista. El rey aplaudió esas negociaciones: "hay que intentarlo, porque si se consigue, se consigue".Y ahora añade que el presidente de Gobierno que ha negociado políticamente con los asesinos de mil españoles es un hombre "muy honesto".

Y lo que es más importante: el rey, tras la nueva victoria electoral del PSOE, nos informa con toda claridad que la gestión de Zapatero cuenta con su total aprobación. Zapatero ha recibido el certificado real de calidad, rectitud, integridad y honestidad.

Los nacional-republicanos esperamos que un día se pueda hacer la autopsia del régimen. De momento, debemos contentarnos con su radiografía, facilitada por la reciente intervención borbónica.





¿Quién manda aquí?



El núcleo duro del régimen es el siguiente:



Primero. La Corona, el "rey republicano", a la cabeza de las fuerzas armadas y de los servicios de inteligencia.

Segundo. El PSOE, que debe ocupar normalmente el gobierno central. Ya antes de 1978, el régimen auspiciaba su consolidación cuando ganasen los socialistas. Éste fue el diseño de los militares progres de los servicios secretos, a las órdenes directas de D. Juan Carlos de Borbón. Y todo ocurrió según lo previsto, aunque hubiese que pasar por el intermedio del “paracaidista azul” -Suárez-, para hacer “la transición democrática”, y luego por el reajuste del 23-F. ¡Qué alegría para el general Díez y su Mellado sucesor!

Tercero. Los nacional-racistas periféricos, destinados a convertirse en "naciones" y auparse a posiciones de “cosoberanía”.

Todo ello al servicio de una oligarquía financiera, de viejos oligopolios y de los nuevos forjados al calor de los pelotazos y de las privatizaciones. En esa oligarquía se integra asimismo el rey, que ha participado ampliamente en el reparto del pastel, de la mano de los personajes en la cresta de la ola (desde siempre Polanco, De la Rosa, Conde cuando su Banesto parecía una potencia invencible, Emilio Ybarra después, Botín ahora).

El núcleo duro político dispone a su antojo de brazos armados legales: el CNI, los sectores de los cuerpos de seguridad afectos al PSOE y los policías autonómicos de obediencia separatista. Estos brazos armados a veces actúan en la ilegalidad (23-F, GAL y, como mínimo, labores de encubrimiento el 11-M y su carpetazo con los suicidados de Leganés). Pero dispone, además, de un brazo armado ilegal, ETA que, lógicamente, tiene pretensiones institucionales. ETA se ha encargado de despejar obstáculos al advenimiento del régimen (Carrero), de azuzar su deriva confederal, sacudiendo el árbol para que los "nacionalistas moderados" y el PSOE recogiesen las nueces y de imponer entre sectores de españoles una actitud de desistimiento que propiciase aquella deriva en nombre de la pzzz. Últimamente ha ayudado a Zapatero a ganar las elecciones asesinando a un militante socialista.

El régimen no tolera outsiders como Aznar quien, durante su segunda legislatura, casi arruinó la subordinación directa del juancarlismo al eje franco-alemán, prefiriendo prosternarse ante Bush, estuvo a punto de acabar con ETA y puso en peligro el pacto sagrado del régimen con los nacionalistas “demócratas”.

El 11-M volvió a colocar las cosas en su sitio. Rajoy quedó advertido.

Desde el 11-M, el régimen pisa el acelerador de la “deconstrucción” confederal de España. Ésta se reduce a un “Estado” dentro del que hay varias “naciones”, apenas un caparazón gestionador de “servicios comunes” residuales. El rey hará más discursos patrióticos por Navidad: sedaciones paliativas de urgencia a la Nación expañola. Y al que Dios se la dé, que San Pedro se la bendiga. Un modelo en el que el País Vasco, con Navarra anexionada, estará exento de contribuir al común y Cataluña y Andalucía se repartirán lo que se genera entre la propia Cataluña, Madrid, Aragón, Baleares y Valencia.

¿Quien manda en todo el “proceso”? Algunos juancarlistas impenitentes opinan que manda Zapatero, con el rey sometido a chantaje. En cambio, los castizos de la equidistancia proclaman: tanto monta, monta tanto ZP como Juan Carlos. En realidad, soberano sólo puede ser quien impuso por dos veces a Aznar el jefe del CNI y que el Mr. X de los GAL se fuese de rositas. Está bien claro porqué el rey afirma con tanta rotundidad que Zapatero sabe la dirección, el por qué y el para qué.





La comparsa



La derecha forma también parte del régimen, pero debe hallarse normalmente en la oposición: postura que fue y sigue siendo la de Fraga y que, tras el paréntesis atípico de Aznar, vuelve a ser la de Rajoy

En la pasada legislatura, Rajoy, bajo reiteradas presiones de la Corona, no ha hecho más que sumarse, de modo ladino, a todos los pasos de ZP: reformas estatutarias (claúsula de arrastre valenciana, reconocimiento de la "realidad nacional andaluza"), encubrimiento del 11-M y finalmente, "lucha contra el terrorismo" del brazo de los colaboradores con el terrorismo. Tras perder las elecciones, se zambulle en la "búsqueda del centro", presuroso por "pegarse al terreno"· y "caer simpático a los nacionalistas". Quienes en su seno se habían tomado en serio la defensa de la unidad de España, e incluso habían expuesto su vida por ello en Vascongadas, son perseguidos con saña.





No es hora de ilusiones



Durante la pasada legislatura, al calor de grandes movilizaciones, se han conformado amplios sectores patrióticos, que aspiran a una Nación española realmente democrática. En dos semanas, esos sectores han visto al PP y al rey sin careta. Sin embargo, gran parte de los mismos siguen albergando infundadas esperanzas en una regeneración del juancarlismo. Se hacen eco de demandas al régimen que sólo podrán satisfacerse mediante su derrocamiento, como es el caso de la reversión al Estado central de las competencias de educación y sanidad, o de las propuestas independencia del poder judicial en un marco partitocrático que concentra ineluctablemente todos los poderes.

La confusión acerca de la naturaleza del régimen condujo a algunos a esperar que el juez estrella Bermúdez hiciese justicia sobre el 11-M o, por lo menos, dictase una sentencia abierta a un avance en esa dirección. Ahora esa misma confusión lleva a acusar a Zapatero de pretender un "cambio de régimen", a especular sobre una "segunda transición" hacia ese régimen, a descubrir la traición de Rajoy a sus votantes como algo súbito, a reprochar al felón de la Zarzuela su toma de postura a favor de Zapatero como si fuese un hecho puntual y novedoso.

Las consecuencias de esas ilusiones son claras: frente al presunto "cambio de régimen" zapaterino, defensa de la letra de la Constitución del 78, quizá con algunas reformas, como las demandas utópicas antes señaladas. Frente a la "segunda transición", virgencita, virgencita que me queda como estaba.... Frente al giro de Rajoy, su dimisión y cambio de dirección del PP. Frente a la toma de postura del rey, su “liberación del cerco del PSOE”, para que se revitalice su teórica función integradora de todos los españoles o incluso, según los más radicales, su abdicación, que daría paso al más patriota Felipe VI.

En suma, una línea que, de mantenerse, convertiría a esos sectores en la quinta rueda de carro del régimen, en simples pepitos grillos del mismo.

Desde la óptica del Partido Nacional Republicano el rey, el PSOE y el PP se siguen moviendo en el régimen del 78: la monarquía borbónica prevista por Franco como forma de Estado, el sistema parlamentario partitocrático como forma de gobierno, el montaje de las autonomías como forma de organización territorial y el pacto con los nacionalistas antiespañoles que subyace a la misma. Ya en la constitución del 78 se introduce el concepto étnico de nación con el eufemismo de las "nacionalidades" y la posibilidad de traspaso a las mismas de las competencias exclusivas del Estado (artículo 150.2). Ya en esa constitución se prevé la posibilidad de anexión de Navarra al País Vasco. Desde 2004 no asistimos a un "cambio de régimen", sino a la consumación del proyecto confederal previsto desde el principio, agazapado en el articulado de la Constitución del 78, que no pudo plasmarse plenamente en ese momento por la correlación de fuerzas existente. Lo que viene ahora es lo que tenía que venir tarde o temprano, aguijoneado tras la alarma que supuso la segunda legislatura de Aznar. Tampoco asistimos a una "segunda transición", sino al pleno despliegue del paisaje medieval de taifas y fueros propio del régimen, y a través de todos los retorcimientos y quebrantamientos de la propia legalidad que sean precisos. Al fin y al cabo, quien “interpreta” es el Tribunal Constitucional. ¿Quién lo nombra? ¿Quién lo compone?

van halen dijo...

Un republicano amigos mios, ademas de ser nacional (el termino nacional, asusta) nacionales decian ser los fascistas asesinos, los pedorros independentistas dicen serlo, tiene que ser pro globalizacion, entendiendo la globalizacion no la que quieren los fondos monetarios y demas gentuza, sino la solidaria y autentica. Salud y Republica. PS:cuidadin con los nazi onales...