10 noviembre, 2006

Memoria histórica republicana

Durante el presente año, so capa de la memoria histórica, los españoles en un rasgo cainita que ya apesta, han vuelto a tirarse, los unos y los otros/los rojos y los fachas, los muertos de la Guerra Civil a la cabeza. Quiero, con la aportación de este expléndido artículo encontrado en la web, rendir un homenaje a las víctimas de aquél deplorable conflicto, sin diferenciar entre ellas origen, ideas profesadas o las circunstancias en que encontraron la muerte: bien en el ardor de la batalla, bien en el horror desesperanzado de una ejecución. Y para no caer en el hispano cainismo que rechazo y denuncio, este homenaje se ejemplariza en D. Melquíades Álvarez, político republicano victimado por asesinos igualmente republicanos. Que España nos perdone a todos. (Krlos Vilamallén)

MELQUÍADES ÁLVAREZ, la ética como modelo político

Una de las personalidades asturianas más sobresalientes en el primer tercio del siglo XX es el gijonés Melquíades Álvarez González-Posada. Discípulo de Clarín y catedrático de la Universidad de Oviedo, fue desde 1901, casi sin interrupción, hasta el final de su vida, diputado a Cortes.

Desde su primera intervención parlamentaria, el 10 de julio de 1901, fue considerado por todos, como el digno sucesor de Emilio Castelar, dadas sus excelentes dotes como orador, y llamado por sus contemporáneos "el Tribuno" y "el pico de oro".

Durante doce años, "el Tribuno" denuncia en el Parlamento los males que sufría el país. Un ejército dominante sobre la sociedad civil; una Iglesia católica que ejercía una tutela teocrática sobre la vida política; una monarquía donde el Rey reina y gobierna; una Constitución democrática en el papel, pero arbitrariamente aplicada en la práctica; y unos partidos dinásticos basados en el clientelismo, el caciquismo y el fraude electoral.

Por tanto, no es de extrañar que Melquíades Álvarez, un hombre de leyes y liberal, republicano y laico, fustigase toda aquella escoria que padecía nuestro desgraciado país. Un país que en 1900 tenía un 70% de analfabetos frente al 16% de Francia, por ejemplo.

A la muerte de Nicolás Salmerón hubiera podido convertirse en el máximo responsable de la Unión Republicana pero renunció, pues estaba pergeñando la idea de fundar un nuevo partido político. Consideraba que la lucha entre Monarquía y República era estéril y lo importante era democratizar y modernizar el sistema político español. Es su teoría de la accidentalidad de la formas de gobierno. En 1913, nace el Partido Reformista, del que será su máximo líder hasta que en 1931 lo transforme en Partido Republicano Liberal Demócrata.

El momento elegido era apropiado. Desaparecido el líder republicano José María Esquerdo y el presidente liberal demócrata José Canalejas, Melquíades trata de ocupar el espacio político dejado por ambos, es decir, un liberalismo progresista. Por ello, el Partido Reformista ocupó una posición de centro-izquierda, con un programa claro y preciso: impulsar la enseñanza como motor fundamental del futuro del país, limitar las prerrogativas reales, separación de la Iglesia y el Estado, reformar el Senado, supremacía del poder civil sobre el militar, terminar con el caciquismo, reforma fiscal, fomento de las obras públicas, e incorporar España a los países más desarrollados de Europa. Por desgracia, Melquíades no pudo aplicar su programa reformista debido, fundamentalmente, a la ceguera y la incapacidad política de un Rey que fue un desastre para España. Aunque ahora algunos plumíferos tratan de reescribir la historia y presentan a Alfonso XIII como un personaje glorioso, el rigor histórico nos habla de un Rey militarista, autoritario, ignorante, cruel, déspota y antidemócrata, como tengo explicado en varios textos publicados.

Pues bien, el programa reformista que Melquíades no pudo plasmar en vida, tardó más de 65 años en hacerse realidad. Entre 1978 y 1985, lo llevó a la práctica, en la mayoría de los temas, Adolfo Suárez, y, en otros, Felipe González. Por ello, calificamos a Melquíades Álvarez como un político magistral, con una clara visión de futuro, un político de una talla descomunal en un país de enanos, un político de talante europeo que hubiera triunfado en Francia o en Gran Bretaña, pero que fracasó en una España controlada por los sables, las sotanas y los cortesanos de un Rey indigno y nefasto. Además, no debemos olvidar que tenía razón el tribuno asturiano cuando afirmaba que "El problema de España es un problema de cultura y de ética". Palabras que continúan teniendo plena vigencia en la actualidad.

En 1917, la alianza formada entre reformistas, nacionalistas, republicanos y socialistas, propuso a Álvarez como presidente de un gobierno provisional con la misión de convocar Cortes Constituyentes pero el Rey frustró la posibilidad de modernizar el país. En mayo de 1923, Melquíades fue elegido presidente del Congreso de Diputados, antesala de la presidencia del Consejo de Ministros, pero el golpe militar del general Primo de Rivera, apoyado por Alfonso XIII, desbarató la carrera política del insigne tribuno.

Cuando llegó la República, la animadversión de influyentes personajes como Manuel Azaña e Indalecio Prieto, influyeron en la trayectoria vital de Álvarez. En vez de atraerle hacia la conjunción republicano-socialista, le empujaron hacia posiciones moderadas.

Criticó la ausencia de consenso en la elaboración de la Constitución de 1931, pues consideraba que era necesaria una Constitución "de todos" para consolidar el régimen republicano, haciendo suyas las proféticas palabras del presidente francés Jules Grevy, cuando en 1875 anunció "Hay que hacer una República que no asuste a nadie". Con el nuevo PRLD, situado en el centro-derecha, pactó con Lerroux y con Gil Robles. La insurrección contra la legalidad republicana de octubre de 1934, motivó una rotunda condena de Melquíades. A lo largo de 1934 y 1935, ministros melquiadistas formaron parte de los sucesivos gobiernos de coalición de centro-derecha, presididos por Alejandro Lerroux y Ricardo Samper.

Los odios cainitas desatados durante la guerra civil, trajeron, entre otras innumerables desgracias, el alevoso asesinato de Melquíades Álvarez, a manos de un grupo de anarquistas incontrolados.

Con la trayectoria política de Álvarez que hemos tratado de resumir, no resulta extraño que sea difícil de asumir por los actuales partidos mayoritarios. El PP, no puede aceptar el Melquíades republicano y laico, por ello prefieren ignorar esa etapa y reivindicar únicamente el periodo final de su vida, la que va desde 1932 a 1936. Para prueba, tenemos la "Fundación Melquíades Álvarez" patrocinada por el PP, incapaz de organizar nada importante sobre el personaje.

Por su parte, el PSOE, que debería haber reivindicado la figura de Melquíades, especialmente entre 1890 y 1931, no le perdonará jamás su actitud ante la revolución de octubre de 1934 y su alianza con la CEDA de Gil Robles.

Sin embargo, no debe extrañarnos semejante ambigüedad. Un ciudadano liberal y laico, de una impresionante cultura, crítico con el poder, de una rectitud intachable, de una honradez irreprochable, poco dado a componendas, y la ética como norte, tiene difícil ubicación en un sistema de partidos como el actual, caracterizado precisamente por todo lo contrario.

Escrito por D. José Girón Garrote, el lunes, 28 de agosto de 2006 , en el blog de la página web de la ASOCIACIÓN PARA EL PROGRESO DE ASTURIAS.

28 comentarios:

Aviraneta dijo...

Una buena iniciativa, Vilamallen. De todas formas, y antes de entrar en el asunto, creo aconsejable revisar el apartado siguiente de nuestra página web:

http://www.club-republicano.com/Entre2Republicas.htm

Melquíades Álvarez simboliza como pocos el espíritu reformador y democrático del republicanismo, es decir, el regeneracionismo republicano.

Y es que su talante fue más bien regeneracionista. Por ejemplo, creía totalmente en el programa de Joaquín Costa de "escuela y despensa", como el gran remedio a los males nacionales.

Sin embargo procedía de la Unión Republicana de Salmerón, en la que militó hasta la fundación del Partido Reformista en 1912. Debe recordarse que el reformismo melquiadista tuvo la virtud de incorporar a sus filas a varios de los personajes que más destacarían en la caída de la Monarquía y en la IIª República, como Ortega y Gasset y como Manuel Azaña, quienes se iniciaron en política militando con Melquíades hasta 1923. Gumersindo Azcárate, Sánchez Román y otros muchos también militaron en el reformismo.

Durante los años 1930 a 1933, abogó por la "unidad republicana", desde los radicales hasta los azañistas, como único medio de asentar sólidamente la IIª República. Pero Azaña apostó siempre por la alianza con los socialistas, con el resultado conocido.

Por último, agradecer a Vilamallen el texto, que nos permite pensar en la galería de personajes republicanos que habría que poner en la web. Ya tenemos uno.

Salud y República

Cromwell dijo...

Estimados amigos, bien por traer a colación este asunto tan traido de la memoria "selectiva" histórica. El poner delante la figura de D. Melquiades Álvarez, un acierto más.

Hablando de memoria "selectiva" histórica, pues de eso se trata. Para tragedia, la mía, la de mi bando, la de mi abuelo, etc. Los otros, pues eso, fantasmas que se aparecen. Diría yo, indignos fantasmas, pues bastante tienen con ser los muertos de los otros. Si hasta le han quitado al General el doctorado honoris causa por la Universidad de Santiago, y además piden a las universidades de Salamanca y Coimbra que hagan lo mismo. ¿cabe mayor necedad?, y digo yo, ¿por qué no también degradarlo al empleo de Cabo Primera?, ah, y con recargo de guardias e imaginarias. Para que sepa lo que es bueno.

La tragedia que fué la guerra, inmensa tragedia, diría yo, merece posturas más serias, y sobre todo, más prudentes cuando se gobierna una nación. Y muy bien traída la figura de D. Melquiades Álvarez. A este si que lo exiliaron... para siempre, diría yo. y, ¿cuál era su pecado? Al parecer el personaje no era un fachosillo deslumbrado por las nuevas artes de D. Adolfo y D. Benito, no. Tampoco estaba prendado de la visión histórica a través de la lucha de clases y todas esas cosas... no. Si no estaba a un lado, ni al otro, ¿dónde estaba el personaje?. A lo mejor es que no existió o terminan haciéndolo desaparecer, así podrán seguir manipulando los hechos, los unos y los otros. Por cierto, en eso el PP es un alumno aventajado, ¡qué manera de apropiarse de todo "bicho viviente"!, será la falta de "trienios" del PP...

Yo creo que D. Melquiades, ejemplifica muy bien, pudiera ser un paradigma, de lo que ocurrió con los más moderados, más racionales y mejor preparados para gobernar. Ya se que alguno me dirá: ¿qué hay de D. Manuel Azaña?, ¿Fernando de los Ríos?, etc. Pues sí, para gobernar hay que tener programa, realismo sobre el alcance de dicho programa y las condiciones en las que se aplica. En ese sentido, mejor le hubiera ido a la República, si sus prebostes hubieran tenido en cuenta esas dos premisas: cuánto y cómo de radicalismo republicano era aplicable a un país que salía de la indolencia (somnolencia) del reinado de los borbones. Para muchos, el viraje de Azaña hacia los Socialistas fue todo un acierto, un anticipo de lo que los tiempos nos traerían. Solo un pero, que en aquel entonces los socialistas, al menos una buena parte de ellos, estaban en aquello de traer la revolución de la clase proletaria, y por supuesto, para alcanzar el dichoso objetivo no serían obstáculo alguno las posiciones de los republicanos, ya fueran estos de izquierda o de derecha. Tal vez le hubiera ido mejor a la República, si Azaña se hubiera entendido con Lerroux y otros, como D. Melquiades Álvarez.

Para finalizar, hay pocas escenas que se definan por sí solas, como cuando D. Manuel Azaña (antiguo correligionario de D. Melquiades) se entera del asesinato de éste, y solo le queda llorar. Tal vez esa es la mayor tragedia, que casi siempre se repite, los moderados arrastrados por los extremos. Recordar que fueron varios los ex ministros de la República asesinados en los días siguientes al alzamiento militar. ¿seremos capaces de traer una República para todos, sin sectarismos?

S & R

Pla dijo...

Estimados amigos:

Yo también quiero felicitar a Vilamallen por la elección del texto y del personaje.

El caso de Melquíades Álvarez, como habeis apuntado, es el caso dramático de quienes permanecieron fieles a sus ideas y perdieron con ello la vida. No fue un caso único, aunque la "Memoria Selectiva Histórica" tienda a difuminarlos.

Junto con Melquíades, el 23 de agosto de 1936, fueron asesinados, entre otros muchos, D. Manuel Rico Avelló (Partido Radical), que fue Ministro de Gobernación en el Gobierno de Martínez Barrio de 1933, y D. Ramón Álvarez Valdés y Castañón, que fue Ministro de Justicia con Lerroux (Partido Radical), y que pertenecía al Partido Liberal Demócrata de Melquíades Álvarez.

Otros lograron salvar la vida huyendo, como el propio Lerroux, Clara Campoamor, Sánchez Román, Madariaga y un largo etcétera, que iniciaron el exilio bastante antes de 1939. Azaña, entre tanto, sólo se lamentaba, sin tomar ninguna resolución. La pasividad del Gobierno Giral ante la matanzas de agosto de 1936, descalifican al Frente Popular íntegramente.

La campaña de la "Memoria (selectiva) Histórica", a base de tosquedades y barbaridades (fue bochornoso el asunto que se intentó organizar contra la familia de García Lorca por negarse a la búsqueda de los huesos), a base de zafiedades y como reacción a las mismas, va a terminar consiguiendo que se termine por imponer la verdad histórica.

Claro que esa verdad nos hablará más bien de una gran oportunidad perdida por la cerrazón, dogmatismo y espíritu sectario de muchos republicanos (y de mcuhos socialistas), que luego lamentaron haber contribuido a provocar una guerra civil y una larga dictadura.

No olvidemos, pero la verdad.

S&R

Anónimo dijo...

He visto su página web y me ha parecido muy interesante. Como parece que ustedes saben mucho de esto, me gustaría preguntarles qué les parece la política de Frente Popular de Azaña en 1936.

Gracias

Aviraneta dijo...

Los problemas planteados no se reducen a la revisión de la memoria histórica "selectiva" a que se ha referido Cromwell. La cuestión planteada por el Anónimo visitante es también una cuestión pertinente.

Sobre la primera cuestión, suscribo lo dicho por Cromwell y añado que, siendo Fernando VII el más nefasto de los monarcas españoles, con gran diferencia, ¿por qué no organizar también la actualidad política sobre el repudio de Fernando VII, junto al repudio contra Franco?

Téngase en cuenta que un diputado del PP por Valencia, de nombre Calomarde, es descendiente del siniestro Ministro de Fernando VII, D. Tadeo Calomarde, se podía aprovechar para lanzar una campaña contra el PP por ese motivo: ¡todo un hallazgo!

Sobre la cuestión del Frente Popular (FP), creo conveniente recordar que Sánchez Román (Partido Nacional Republicano), que fue el autor del programa electoral, se retiró finalmente del mismo por su desacuerdo con la presencia comunista en el pacto (PCE y POUM). Todo un síntoma para reflexionar.

Salud y República

Un Republicano dijo...

Citan ustedes muchos nombres de republicanos que no son muy conocidos actualmente. Por ejemplo, el José María Esquerdo que se menciona, ¿es el famoso Dr. Esquerdo?

Si les es posible agradecería que diesen referencias sobre esos republicanos poco conocidos, ya que muchos piensan que los republicanos eran sobre todo los socialistas y los comunistas (la izquierda), más Azaña y algún otro.

Pedro M. González dijo...

Felicidades por el texto. Suscribo plenamente la reflexión al hilo de un personaje como D. Melquiades Alvarez, republicano que por cabal no gusta a ninguna de las alas partitocráticas. Así nos va.

Isabelo dijo...

Para un republicano,
En el siguiente enlace encontrarás información sobre el doctor Esquerdo y de cómo se hizo acreedor del cariño de los madrileños y de "su calle":
http://www.izqrepublicana.es/documentacion/esquerdo.htm
Y un consejo fraternal, cuando necesites información reza a San Google.
S&R

Aviraneta dijo...

Con los Isabelos siempre pasa igual, que no funcionan. El link ofrecido no va. Prueben mejor con estos:

Doctor Esquerdo:

http://es.wikipedia.org/wiki/Doctor_Esquerdo

Clara Campoamor:

http://www.segundarepublica.com/index.php?opcion=2&id=44

Manuel Rico Avelló y otros asesinados el 23 de agosto de 1936:

http://www.causageneral.com/06A.htm

Joaquín Costa:

http://es.wikipedia.org/wiki/Joaqu%C3%ADn_Costa

Y así podría seguir y seguir, tirando de San Google.

Salud y República

Cromwell dijo...

Curioso lo de este Isabelo. Nos recomienda rezar a San Google. Una lástima. No solo es que su link no funciona. Es que en esa página de Izquierda Republicana muchas cosas no funcionan. Por ejemplo, el enlace a Librería. Sí, tienen un surtido de libros muy interesante, que ilustran mucho sin tener que rezar a S Google, pero ay amigo, haces tu pedido y ni te lo envían, ni te contestan diciendo si se les ha acabado, ni nada de nada. A mi me pasó con uno que he comprado en la Casa del Libro. La velada en Benicarló es el título de marras. Después de pedirlo, creo que dos veces, la callada por respuesta. Lo dicho, hay muchas maneras de ilustrarse, tanto en la Red como en formato papel.
De cualquier manera, bienvenidos aquellos que quieran saber más sobre los más personajes del republicanismo español. En la medida de nuestras posibilidades trataremos de ilustrarles, sin sectarismos, por supuesto.

S&R

Steamroller dijo...

Me temía algo así. Ha sido abrir vuestra página de debate y venirme un aroma a neftalina. Debe ser el aroma que despide el tal Isabelo. Me lo imaginaba, sería hablar de memoria historica y aparecer Il Guardiano dil faro. A Cromwell le reprocho su mal gusto por ir de compras por ciertos sitios virtuales. Para ilustrarse hay otras librerías más serias y que si no tienen algo, te lo gestionan y te lo consiguen.
A más a más, como dicen los modernos, tiene guasa remitir a nadie a la página de IR. Dicen lo que han conocido aquello por dentro, que dos siglas, dos imposturas. Ni de izquierdas, ni republicanos. Dicen los que lo han conocido, que pareciera que el tiempo se detuvo allá dentro. A mi me ha sorprendido leer al ínclito Isabelo algo sobre Google, demasiado moderno para lo que se gasta allá dentro...
Para los amantes del pánico, nada mejor que una excursión por Isabelo´s House. Absténganse todos aquellos que sufran dolencias cardíacas. Los que busquen alternativas políticas a los problemas de nuestra España (2006 casi 2007) ni se les ocurra asomar la cabeza, se marearán a buen seguro.
En adelante un consejo a Avinareta y Cromwell, mejor no prestar atención a ciertos mensajes y cada uno a lo suyo. Al despiste ya juegan otros.

Vive La Republique

germanicus dijo...

A los republicanos debemos revindicarlos los republicanos bien por acercarnos a don Melquiades. Isabelo te has equivocado de blog, o es tan dura la censura impuesta por ti en tu partidillo, que no puedes intervenir en tu propio engendro. salud y republica a casi todo el mundo.

Luis Alonso Quijano dijo...

Muy acertado el artículo desde el punto de vista del personaje.
Pero pienso que hablar de memoria histórica es usar incorrectamente el lenguaje y propagar de paso el lenguaje propio de este régimen.
Historia hay una y escrita por distintas fuentes. Y memoria, es en cuanto se refiere a nuestras vivencias.
Se puede hablar con propiedad de lo que uno recuerda de los hechos históricos acaecidos en su vida. Por ejemplo de los que pasamos de la cuarentena con respecto a la transición. Pero me parece pedante hablar de memoria histórica al repaso de la misma, escrita anteriormente a nuestra generación.
El significado (emic) que se le quiere dar a esa expresión, es la revisión histórica por parte del partido gubernamental de lo que fue la II República y la Guerra Civil.
Saludos y democracia

Flor Deshojada dijo...

Estimado Germanicus, espero que medites y te percates de que no eres justo en tus apreciaciones.
La Libertad, cobijada de siempre tras la enseña tricolor, es la divisa que enseñorea el frontispicio de lo que denominas partidillo,¡qué audaz es el desconocimiento!.
Yo tambien te deseo Salud y República a tí y al resto de visitantes de este blog.
Por cierto, me gustaba más el modelo anterior, por su superior elegancia.

Miguel Angel dijo...

Personalmente no me parece mal abrir las ventanas de una casa abandonada para renovar el aire rancio que la ocupa, pero no en medio de una tormenta partitocrática, pues se te puede llenar de agua o lodo.Ni el torrente de la izquierda ni los lodos de la derecha.

A veces las personas exigimos la verdad, siempre y cuando sea NUESTRA verdad.

Muertos hubo en los dos bandos,injusticias hubo en los dos bandos. La culpa de haber desencadenado una guerra entre hermanos... la verdad que no se quien tuvo más culpa, pero si se me permite asumo la mia propia y pido perdón en nombre de mis familias (algunos de cuyos miembros pelearon en los dos bandos).

Lealtad y un saludo a todos.

PD: Buen cambio de imagen, Krlos. Lo dicho para lo que necesites.

Pla dijo...

Para Luis Alonso Quijano:

Estoy completamente de acuerdo, porque la Historia es lo que cuenta. La llamada "Memoria Histórica" es una tan rimbombante como vacía expresión para encubrir la descarada manipulación del pasado, sí, pero sobre todo para encubrir los horrores del presente con los horrores del pasado.

La Iª República fracasó por la acción conjunta de los ultrarrevolucionarios (Revuelta Cantonal) y los Carlistas, y la IIª fue también destruida por los ultrarrevolucionarios en conjunción con la reacción.

Lo que les sucedió a ambas repúblicas hispanas debería ayudarnos a reflexionar sobre la forma de evitar sus errores para que la Tercera República sea definitiva. Sin embargo los hay que se dedican a reivindicar esos fracasos como glorias, y así nos va.

Saludos a Miguel Angel. Me alegro que te hayan gustado los cambios. Ahora se lee mejor.

S&R

Pedro M. González dijo...

Aprendamos de los fracasos y miremos al futuro.
Sirva el texto como hábil recuerdo de lo que tenemos que huir y de los errores cometidos que debemos evitar, comprendiendo así que la tercera República debe ser autenticamente Democrática y Constitucional. Ese es su motivo de ser. Para volver a experiencias fracasadas, nos quedamos como estamos.

P.D. Ante anteriores intervenciones referidas a IR, desde el desconocimiento me pregunto. ¿No es el partido de Azaña? Conociendo el pensamiento de D. Manuel supongo que no podrá ser sino un partido liberal y españolista ajeno a todo radicalismo social o de clase y claramente antimarxista ¿Porqué las reticencias, aparte de que, naturalemtne sea un partido que participe en el sistema?.

Salud y república

Pla dijo...

Estimado amigo Pedro:

No se que dirán Aviraneta, Vilamallén, Germanicus, Cromwell, Joel u otros, pero lo de la IR del presente es algo muy peculiar.

Desde una perspectiva puramente legal, las siglas son las mismas que las del partido de Azaña, pero la realidad...

Si visitas su página verás que su escasa actividad se concentra en tratos con Izquierda Unida y grupos ultramarxistas. Pertenecen a las corrientes antiglobalización y al liberalismo lo consideran poco menos que una forma más de fascismo.

Todos nosotros fuimos militantes de IR y ya ves que actualmente no lo somos.

S&R

juliano dijo...

Apropósito de D. Melquíades Alvarez recientemente en el blog de Fraternidá Republicana Langreo http://republicalangreo.blogspot.com se reflexiona y se cita el artículo del profesor Girón.
Respecto de I.R. no es bueno juzgar solamente a las organizaciones por algunos personas que forman parte de ellas, o por sus “errores pasados”, es prudente antes de generalizar conocer lo que hacen sus militantes, por ejemplo de la Federación Republicana de Asturias – I.R., en el día a día de esta comunidad autónoma, podéis hacer una visita a su pagina, figura en el blog de referencia.
S&R
Emilio Granda

Pla dijo...

Conozco la página y las peculiaridades de la organización asturiana de ese partido. Y no creo que el juicio emitido sea equivocado respecto al partido. En ningún momento he tratado de decir que sean merecedores de descalificación "todos y cada uno" de quienes hayan sido o sean sus integrantes. Me descalificaría a mí mismo.

Pero es que la cuestión no está en la mejor o peor condición de los afiliados de ese partido, en el que siempre ha habido republicanos. La cuestión está en la acción del mismo.

En Madrid, en febrero de 2006, celebraron el aniversario de la "victoria electoral del Frente Popular", junto con organizaciones como Octubre Comunista, o como Corriente Roja, de las que no tengo buena información, aunque me hago una idea por el nombre. En las últimas elecciones concurrieron de nuevo con Izquierda Unida, etc...

No desearía haberte molestado, pero los hechos son los que son.

S&R

Luis Alonso Quijano dijo...

Personajes como Melquíades Álvarez, ahora en este país solo los conocemos cuatro gatos.
Actualmente en España, la República, solo la demandan los grupos de la extrema izquierda y algún intelectual del entorno de Trevijano.
La República solo tendrá porvenir cuando la reclame también parte de la derecha tradicional. Y tendrá que ser democrática o será otro desastre nacional. Quizás la definitiva secesión del Estado español.

Saludos cordiales

Anónimo dijo...

Ya que Pla nos invita a opinar, lo haremos. Sí, estimado Pedro. Lo de IR es una auténtica pena. Aunque no es el objeto de este debate, dado que ha surgido, haremos alguna observación. Efectivamente, cuando acudes a IR esperas encontrarte una organización que sea el reflejo del pensamiento de D. Manuel Azaña, entre otros insignes republicanos que militaron en dicho partido. Por supuesto que asumes que el partido es modesto. Eso es lo de menos. Por supuesto que al citado partido, han acudido, mejor dicho, acudimos y seguirán acudiendo decenas de personas, que al poco tiempo se marchan desencantadas. Hay que vivirlo para creerlo. Cuando estás allá dentro, parece que estás en el Pce, o cualquiera de esas organizaciones de la izquierda. Como bien dice Pla,solo hay que ver su web, sus programas, sus actos, y las compañías a las que se han vendido, no por 30 piezas de plata, no, por muchos menos.
La organización no me merece ningún respeto, muchos de sus afiliados, a los que conozco personalmente, sí. Muchos de ellos siguen militando en ese partido por una suerte de lealtad-memoria hacia sus deudos. Muchos de ellos no dejan de sonrojarse de lo que se patrocina desde esa casa.

S&R

Steamroller dijo...

Reclamando la paternidad. Por error, o por que se nos cuelan los hados isabelinos, no ha salido mi firma en la opinión que aparece inmediatamente arriba como anónima.

Aviraneta dijo...

Comparto lo dicho por Pla y Steamroller. Y sobre todo, cero que ya hemos hablado bastante de asuntos que no tienen mucho interés.

Sobre la opinión Luis Alonso Quijano creo que la república no puede ser considrada como de derechas, pero menos aún como de izquierdas. La república constitucional es la democracia, aún inalcanzada en España.

En cuanto al conocimiento de los personajes verdaderamente importantes de nuestra historia, injustamente silenciados por las derchas e izquierdas dinásticas, lo que hay que hacer es darlos a conocer.

Salud y República

germanicus dijo...

La Republica, mi Republica sera una Republica en la cual la constitucion se hara cumplir, una Republica que defienda a los ciudadanos, que ayude a los debiles frente a los fuertes,que de las mismas posibilidades dentro de lo que se pueda a la gente,que arbitrie, que sirva para asegurar un minimo, un trabajo,suficientemente remunerado posibilidades de tener una vivienda, y una vida digna y decente a todo el mundo, en regimen de libertades derechos y deberes para todo el mundo, al que robe,especule,estafe etc : leña, a quien no cumpla las leyes, sea quien sea desde el presidente de la Republica al ultimo ciudadano. Esto no es politica,esto no es de izquierdas ni de derechas, esto es logica elemental. Si la Republica no mejora las cosas en este puto valle de lagrimas, para que coño queremos la Republica. Salud y a la 3ª va la vencida.

El oftalmólogo de Azaña dijo...

Es curioso que ustedes, que dicen ser los republicanos del siglo XXI, tomen como paradigma al bueno de don Melquiades...

Si pretenden renovar el discurso republicano, es sorprendente que en los textos de su Club no haya una sola referencia a las corrientes contemporaneas de la teoría politica republicana, a autores, extranjeros y españoles, como, entre otros, Sunstein, Pettit, Domenech, Raventós u Ovejero.

No hay en sus textos ni una referencia a la libertad republicana, entendida como ausencia de dominación tanto en los ámbitos públicos (v.g. la participación política) como en los privados (p.ej. la familia o la empresa). Ni a la igualdad republicana de todos los ciudadanos, en sentido material no meramente formal como la igualdad liberal, garantizada por el mantenimiento de la titularidad y gestión por el Estado de los servicios publicos y de un sistema de protección social público universal.
También confunden el concepto de fraternidad republicana con una altruista solidaridad, con raices en la caridad cristiana, cuando la fraternidad republicana no es otra cosa que la extensión de la libertad y la igualdad de forma efectiva a todos.

No aluden ustedes tampoco a la democracia deliberativa o disputativa, con instrumentos de participación directa y de control de los representantes, como medio de superar la democracia representativa/delegativa.

Ni mucho meno se plantean el establecimiento de una renta básica de ciudadanía que asegure la autonomía y la libertad de todos los ciudadanos, evite la exclusión social y garantice su participación en los asuntos públicos en condiciones de igualdad.

Pero claro, lo olvidaba, todos estos principios son propios del republicanismo de izquierdas y ustedes son liberales republicanos de centro derecha, lo cual es muy respetable, por otra parte.

Permitanme un consejo, no se queden en Montesquieu, el Conde Aranda, Constant y Tocqueville, si quieren ofrecer propuestas liberales atractivas, lean a Rawls o a Dworkin, pensadores liberales progresistas contemporaneos de los que pueden obtener buenas ideas y reducir un poco el rancio olor a naftalina decimonónica que desprenden sus textos.

Atentamente.

Miope con esperanzas de cura. dijo...

Estimado oftalmólogo de Azaña:
Si Vd. se fija en el encabezado de este humilde blog, verá que se ha creado para que la ciudadanía interesada comparta conocimientos de tal modo que, entre todos, consigamos esbozar lo que será la III República.
Es éste un sitio abierto, practicable para todo el mundo que, desde mi punto de vista, está a punto de crecer en rigor conceptual y en riqueza culterana, gracias entre otros a Vd. mi muy querido oftalmólogo azañista.
Para ese crecimiento ya vislumbrado, sólamente hace falta que Vd., luego de esta primera intervención en la que con tanta gracia y prosapia reparte etiquetas de derechismo, centrismo, obsoletismo, etc,haga algo.
Espero que, después de hacer constar lo inadecuado de los planteamientos seguidos hasta ahora, de negar interés a los viejos republicanos españoles tales que "el bueno de D. Melquíades" que cargaban con el sanbenito de derechistas, que Vd. tan agudamente ha rastreado en los posts publicados y, en general, en todos los que hemos participado en este "Debate Republicano" que, ahora si y gracias a Vd. está a punto de remontar vuelo hacia la verdadera sustancia republicana que, como no podía ser de otra forma, es zurda y/o progresista.
Gracias, estimadísimo Sr. por su participación. Desde ahora mismo y al menos el que suscribe, sabe en primer lugar que, no sabe nada; pero también sabe que si Vd. está por la labor, podrá crecer como persona guiado por su experta y sabia mano.
Le animo a ello, que no quede todo en un insulso pavoneo intelectual, muéstrenos su chicha neuronal y contribuya a crear ciudadanos informados con su sabiduría y afán de progreso.
Por fin podremos decir adios a este aroma a naftalina que embadurna el blog y que hasta ahora no habíamos identificado, sin duda por nuestra poquedad conceptual.
En fin querido amigo y mentor, le ruego que me permita hacerme ilusiones, espero alborozado la inundación de conocimientos actuales que ha de manar de tan privilegiado cráneo y tan sólo atreverme a solicitarle una foto suya, siquiera de carnet, pues dado que la cara es el espejo del alma, su rostro será un compendio de belleza, cultura y progresismo que quisiera atesorar, para mostrársela a mis hijos diciéndoles:
Esta es la imágen,hijos míos, del Sr. que desasnó a vuestro padre y sus amigos. Pronunciad su nombre "El oftalmólogo de Azaña" siempre con gratitud y veneración.
Desde este mismo momento, quedo en espera de sus próximas iluminaciones, debidamente provisto de lápiz y papel para tomar apuntes. ¡Qué Dios le bendiga Señorito!

El oftalmólogo de Azaña dijo...

Querido miope esperanzado:

Declino su amable ofrecimiento de desasnarle a usted y sus amigos, ya que la influencia del inefable Trevijano en sus personalidades ya es irreversible.

Po otra parte, Groucho Marx dijo algo así como que nunca formaría parte de un Club en el que le admitieran como socio.

Aunque este no sea el caso, suscribo como criptomarxista que soy,las palabras de tan egregio pensador.

Saludos cordiales.