07 mayo, 2007

ELECCIONES PRESIDENCIALES EN FRANCIA: UN APUNTE


Por un día Francia ha vuelto a vestirse con los colores de la Libertad. Envuelta en los recuerdos de su larga tradición republicana, ha celebrado la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Unas elecciones que, seguramente, eran algo más que importantes. Y es que, en una República presidencialista, aunque éste esté atenuado, como sucede en Francia, la elección presidencial es siempre muy importante. El plus de importancia de esta ocasión viene de la decaída situación francesa tras largos años de corrupción y demagogia de las sucesivas élites gobernantes, fueran de izquierdas o de derechas.

En lo concreto, la victoria de Sarkozy sobre la candidata del Partido Socialista, Ségolène Royal, también se ha llevado por delante a la extrema derecha de Le Pen —que pidió la abstención en unas elecciones que han batido récord de participación (más del 85 por ciento)—, y sobre el democristiano Bayrou, que anunció que no votaría a Sarkozy, confiado en que esa decisión le daría una oportunidad en las elecciones legislativas del próximo mes de junio. La izquierda francesa, avejentada y dividida, que lideraba Royal plantea la necesidad reconstituir esa opción, en un giro definitivo hacia la modernidad.

Curiosamente, han sido los conservadores de Sarkozy los que han sabido plantear un retorno al debate político genuino, más allá de las diferentes demagogias al uso en Francia (y en toda Europa). El vencedor ha sabido articular un programa político con el que se podrá estar o no de acuerdo, pero que ha logrado escapar de la tentación de la demagogia y las expresiones vacías. Frente a las propuestas concretas de política social, económica, educativa, laboral, etc…, de Sarkozy, las vagas invocaciones a “devolver la sonrisa a Francia” de los socialistas, las vacías apelaciones a la “Grandeur National” de Le Pen, las ridículas referencias a espacios geométricos como “El Centro” de Bayrou, o los insidiosos llamamientos al “Todos contra la Derecha”, se han visto ampliamente superadas en el aprecio de los electores.

No cabe la menor duda de que tras una presidencia contradictoria del corrupto reaccionario Chirac, Francia va a entrar en una nueva etapa de su historia política que va a traer cambios importantes en el funcionamiento institucional del país, con una mayor profundización en la vida democrática y la separación de los poderes del Estado, prometida por Sarkozy, un político con capacidad de liderazgo en Francia y en Europa que ha levantado grandes esperanzas y expectativas en la escena internacional y de manera especial en su propio país.

El proyecto de reformas conservadoras del vencedor se revalidará, o no, en la próxima cita de las elecciones legislativas del próximo mes de junio, y el tiempo nos dirá si la política de Sarkozy era o no una buena política. Quien esto escribe tiene serias dudas al respecto, pero no es esa la cuestión. La cuestión que han puesto de relieve las elecciones presidenciales francesas es de un orden muy diferente. La elección presidencial directa por el pueblo es una fiesta de la democracia que concita la atención y el interés de la mayor parte de los ciudadanos, sobre todo si hay una política sobre la que decidir. La elección presidencial une y galvaniza a la ciudadanía, por encima del nombre o la adscripción del ganador. La elección presidencial asegura la división de poderes y, con ello, afirma los valores de libertad de las personas y de responsabilidad de los gobernantes.

Todo un haz de lecciones para quienes nos movemos en esos ámbitos de poder oligárquico propios de la siniestra Monarquía partitocrática que padecemos.


Salud y República Constitucional.


Pla (Club Republicano)

17 comentarios:

Krlos Vilamallén dijo...

Un 85% de participación, un debate final de altura, un reconocimiento inmediato del resultado electoral por la perdedora, en fin, una auténtica fiesta de la democracia.
Tan solo añadir:
Vive la France!

Ramsés dijo...

Hola a todos:

Desde hace un tiempo he leido que existe una corriente de opinión que habla de un cambio de régimen en Francia con el paso a la VI república. Me pregunto si dado el caso Francia pasaría a ser una república presidencialista.
Del régimen frances me gusta su sistema electoral pero no su semipresidencialismo, una fórmula a caballo entre el presidencialismo tradicional y el parlamentarismo, en el cual, el parlamento impone al presidente un gabinete segun la composición de la cámara.

Un saludo.

Pla dijo...

Estimado Ramsés:

Difiero en el fondo, pues yo sí soy partidario del presidencialismo. No obstante, y ciñiéndome a la cuestión que planteas, te diré que la propuesta de Segolene Royal de una VIª República tiene como base la necesidad de mantener en la coalición que la apoyaba al Parti Radical de Gauche (PRG), que es el que ha venido sosteniendo la necesidad de un cambio constitucional y la refundaciòn de la República en un VIª República.

En su discurso de conmemoración del centenario de la fundación del Partido Radical (1901-2001) el actual presidente del PRG, Michel Baylet, dijo:

"Hoy, la economía del globalizada, el poder del capitalismo financiero justifica más que ayer el hacer evolucionar nuestras instituciones para crear las nuevas mecanismos al servicio de la República Social, que nosotros llamamos nuestro “voto”. Por eso los radicales lanzaron últimamente, en el Senado y en la Asamblea Nacional, una proposición de ley para una VIª República. Un régimen presidencial con todo a que entraña consigo en términos de contra poder parlamentario, de descentralización y de modificación del sistema electoral. Es preciso que a un Ejecutivo fuerte le corresponda un Legislativo libre. Un Presidente de la República que dirige el gobierno, enfrentando un Parlamento al que se le han revitalizado las funciones. Este proyecto constitucional, evidentemente, no aspira a estar completo en los mecanismos que nosotros proponemos, pero constituye para nosotros el primer paso para organizar un gran cambio institucional que sería estúpido diferir por mucho mas tiempo."

Pero como ves, la propuesta va orientada en sentido de reforzar el presidencialismo descafeinado de Francia.

Por otra parte, la coalición que apoya a Sarkozy cuenta con la presencia del Parti Radical (PR), que también propone el reforzamiento del presidencialismo en Francia, opción por la que parece que se va a decantar el electo.

Para ampliar información puedes visitar las web siguientes:

Parti Radical:
http://www.partiradical.net/index1.asp

Parti Radical de Gauche:
http://www.planeteradicale.org/asp/index.asp

S&RC

Ricard dijo...

Ignoro cómo va a quedar la izquierda en España despuès de lo que ha pasado en Francia; creo que en Madrid por lo menos, como Simancas no se tiña el pelo de morado, el PSOE se va a quedar en un tercer puesto por detrás del Club.republicano@gmail.com.

Ricard dijo...

Ignoro cómo va a quedar la izquierda en España despuès de lo que ha pasado en Francia; creo que en Madrid por lo menos, como Simancas no se tiña el pelo de morado, el PSOE se va a quedar en un tercer puesto por detrás del Club.republicano@gmail.com.

Ramsés dijo...

Hola a todos:

Yo estoy deacuerdo con el presidencialismo, siempre y cuando, exista una separación tajante entre los 3 poderes. Lo que ocurre es que en los sistemas presidencialistas actuales o bien la separación es nula o incompleta o bien hay un gran desequilibrio entre poderes y su control.
Por lo que he visto, en Francia esta seración de poderes es incompleta con los problemas que eso conlleva, asi esta mi objeción con el sistema francés.

Un saludo.

Ricardo dijo...

No sé si un sistema presidencialista procuraría evitar lo que el PNV quiere hacer ahora en supuesta alianza con el PP. Si Rajoy accede a la petición de Imaz, esto es como la traición a la República del 31, y el alzamiento carlista contra el caziquismo zapateril, que no podemos olvidar que su tontería, lo que éste provocará premeditadamente una abstención general en España. Que por cierto, Rice viene a España el uno de junio...

Aviraneta dijo...

Para Ramsés:

La idea de que el presidencialismo limita o impide la separación de poderes es, además de errónea, totalmente contraria a los hechos más evidentes.

El presidencialismo asegura la separación de poderes. A diferencia de lo que ocurre en los regímenes parlamentarios, en los sistemas presidencialistas el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo están radical y eficazmente separados, lo que asegura, como efecto, la independencia del Poder Judicial.

Por el contrario, el parlamentarismo asegura la sumisión del Legislativo al Ejecutivo y, como consecuencia, la dependencia del Judicial respecto al Ejecutivo. Los regímenes parlamentarios son regímenes de tiranía. Cuando el sistema electoral es representativo (no proporcional), son tiranías limitadas o amortiguadas por el peso de la sociedad civil. Así ocurre en Inglaterra, Canadá o Australia.

Cuando el régimen parlamentario carece de un sistema electoral que asegure la representación de la sociedad civil, como en España, la oligarquía partitocrática ejerce una tiranía más descarnada. El proceso electoral sólo sirve para determinar quien ejercerá la dictadura durante un periodo determinado. La tentación a perpetuarse en el poder asegura el juego sucio, la corrupción y el falseamiento del régimen de democracia que se dice representar.

El presidencialismo es la única posibilidad para la existencia de un sistema democrático.

Salud y República

Liberal dijo...

Lo más importante de las elecciones presidenciales francesas ha sido que Sarkozy, el nuevo presidente, ha significado el cambio y la reforma. Con lo que se confirma que, en estos últimos años, la derecha es más reformista y más progresista que la izquierda. Los restos del pasado, como el obrerismo folklórico, han reaccionado contra el nuevo presidente montando tumultos callejeros, en los que la ultra izquierda, que considera que la calle es más importante que las urnas, se está manifestando en varias ciudades desde el domingo por la noche. Son grupitos de cien o doscientas personas, pero ya han quemado 1.500 coches y han destruido escaparates y comercios. Toda una lección de democracia participativa.

El proyecto de Sarkozy de reducir todos los impuestos y la burocracia estatal, introducir flexibilidad en el mercado laboral, crear un servicio mínimo en los transportes en caso de huelga, reformar la enseñanza y reducir el gasto público se va a cumplir, aunque no sin tensiones. En cuanto a política internacional y europea, si bien será infinitamente menos antiyanqui que Chirac, sus propuestas en relación con la Unión se parecen a las de Angela Merkel, y a las de Blair, muy prudentes y reformistas.

Ramsés dijo...

De acuerdo. Pero en Francia lo que hay es una república SEMIpresidencialista. El presidente forma un gobierno u otro dependiendo de la mayoria en la asamblea nacional. Ese es el punto que no me gusta, pero comparado con España, el régimen frances es superior al español.

PD. Pronto os pasaré la la lista con todas las webs republicanas. Tambien tengo pensado hacer un post con webs dedicadas a la memoria historica (Por si al CR3 le interesa).

Un saludo.

Ramsés dijo...

Hola de nuevo:

Aqui os dejo una página donde se explica el régimen semipresidencialista francés.

http://www.diplomatie.gouv.fr/es/article-imprim.php3?id_article=3644

Un saludo.

Ricardo dijo...

Francia no es España; los grandes partidos aquí, no estan criticando los males de la Economía, ni múcho menos izquierda Unida, que no sé como quedará en las próximas elecciones.

Vamos a dar un salto cualitativo a un hiperconsumismo yanqui que incorpora esclavos de todos los colores del extranjero. Y aquí la casa sin arreglar...

Pedro M. González dijo...

Estimado Ricardo:
El problema no es que los partidos critiquen talmo pascual. El problema es el rol que desempeñan en el sistema constitucional y su enquistamiento en el estado. No representan a la sociedad civil, sino a sus propios intereses.

No debemos pararnos en el detalle, sino denunciar la Gran Mentira de esta monarquía de partidos.

Un abrazo

Ricardo dijo...

En Francia la derecha ha ganado y el pretendido Frente Popular no les ha funcionado; aquí veremos qué efecto tiene. Hoy en la mani de las AVT he denunciado la complicidad del rey con Zapatero.

Pla dijo...

Estimado Liberal:

Cuidado, que Sarkozy es un conservador, no un liberal.

A Ramsés:

Los temas de Historia y de Memoria nos interesan.

S&RC

vilamallén dijo...

Para los votantes en blanco:

En realidad, tanto la abstención activa como el voto en blanco expresan lo mismo, el rechazo a un sistema corrupto que no tiene en cuenta a la ciudadanía, ni busca la democracia.
Desde mi punto de vista el voto en blanco supone una cierta credibilidad del sistema que lo utilizará para acreditar que el pueblo vota en democracia.
A mi parecer, el voto en blanco se puede equiparar a la siguiente situación:
Un consumidor sabe que en el supermercado de su barrio le venden mercancía averiada y para denunciarlo, decide pagar el producto sin llevárselo: eso es lo que supone el voto en blanco ya que el votante entrega el precio, su voto, sin retirar lo que compra con él, su elección.
Yo prefiero manifestar mi desprecio por el tendero sinvergüenza, pasando de largo por la puerta de su negocio.
No obstante vaya por delante mi respeto por el votante en blanco, que ejercita su ciudadanía como le parece mejor.
S&R

germanicus cr3 dijo...

Queridos compañeros: Francia, la dulce Francia, se encabrona segun algunos periodicos de nuestro pais,porque el sr sarkozy ya transformado por la gracia democratica (no va de coña,si me refiriera a democracia en España si iria de broma) en el Sr Presidente de la Republica, se dio una vuelta en un yate de un amigo suyo de toda la vida. Sres en España no pasaria esto,en España vemos a su majestad el rey en diversosyates de traficantes de armas, de M Conde,de M Rubio,de jeques arabes y demas gente de acrisolada historia democratica, y para que no pasase esto, los empresarios mallorquines "els pobrets", le compraron uno muy caro de fibra de vidrio, ¿pues faltaria mas? Solo un pais que es capaz de guillotinar en los ultimos años del XVIII, al pobre Luis Capeto,el rey martir tambien llamado el cerrajero era tan completito que se sacaba un sobresueldo, solo la maldada y malvada Francia es capaz de criticar que el sr sarkozy se de una vueltecita de un par de dias con un amigo suyo empresario, estos franceses malditos... imaginaros en España lo que diria de nuestro honesto rey. Incluso habran sinverguenzas capaces de pedirles cuentas por sus negocietes. Vive la Republique.